Skip to main content

Tu casa es tu templo, tu lugar de refugio y, al menos supuestamente, debería ser el lugar donde te sientes más cómodo y tranquilo. Llegar a casa tras un largo día de trabajo y sentirte a gusto es una suerte, aunque mantener tu casa en sí ya sea un trabajo pesado para algunos.

Porque para que tu espacio refleje tus gustos y tu personalidad, tienes que dedicar mucho tiempo a la personalización de cada habitación, añadiendo elementos decorativos clave y que armonicen entre ellos. Seguramente hayas cambiado los colores de paredes, algún suelo, muchos muebles y sobre todo la decoración que adorna cada rincón y estantería.

Y, cuando por fin terminas de decorar una habitación y vas a echarle un par de fotos para poder presumir con tus amigos, te das cuenta de que hay una cosa en la que no te habías fijado: el marco de la ventana.

¿Cómo puedo adaptar las ventanas al estilo de mi casa?
Tu salón tiene ahora una decoración minimalista nórdica digna de una revista de interiorismo, pero en medio de la sala hay dos ventanas desgastadas de hace al menos 20 años. Ventanas con unos marcos antiguos, desgastados y mal mantenidos que se ríen de ti a cada foto que sacas.

Ahora te encuentras en una situación que, aunque parezca complicada de resolver, tiene una solución bastante fácil… ¡Ha llegado el momento de cambiar tus ventanas por unas nuevas que encajen a la perfección con el espacio que has diseñado!

¿Te imaginas poder cambiarlas en 1 día, sin obras ni demasiados líos en casa? ¡Nosotros sí! Y lo mejor de todo es que no tendrás que adaptar tu estilo al de tu ventana. Sino que tienes la oportunidad perfecta para buscar un modelo que encaje con el estilo que has creado para tu sala de estar.

Beneficios de cambiar tus ventanas
Aunque pueda parecer que tus ventanas antiguas “no están tan mal”, ¿has pensado en las prestaciones que tenía una ventana hace 30 años en comparación con las ventanas de ahora?

Las ventanas antiguas solían tener un cristal sencillo y mucho más fino y sin rotura de puente térmico. Las que eran de aluminio, tenían el color natural del aluminio, sin posibilidad de customización.

Pero más allá de la decoración de tu hogar, la decisión de cambiar una ventana trae consigo un sinfín de beneficios, te los adelantábamos hace poco en otro artículo de nuestro blog, pero nunca está de más repasarlos.

La buena noticia es que, aunque con Windom puedes cambiar tus ventanas sin obras ni grandes reformas, tus ventanas también se pueden personalizar o al menos modernizar un poco sin necesidad de cambiarlas al completo.

¿Cuáles son las recomendaciones para personalizar tus ventanas?
Como expertos instaladores de carpintería de aluminio y PVC, en Windom tenemos la experiencia necesaria para asesorarte y recomendarte en el proceso de decisión y compra de tus nuevas ventanas.

Y, si en el fondo no estás convencido de que lo que necesitas son ventanas nuevas, ¡no te preocupes! Hoy queremos mostrarte que no siempre es necesario dar un cambio radical a tu espacio para adaptarlo a tu estilo.

Selecciona una ventana de aluminio con el acabado que más te guste. Dispones de ventanas de aluminio correderas y también ventanas de aluminio practicables entre las que elegir. Ambos modelos tienen varios acabados personalizables entre los que podrás elegir: lacados de colores RAL, anodizados, lacado imitación de madera, y muchos otros. Al poder lacarse, el marco de una ventana de aluminio será siempre el más personalizable, pudiendo ajustarse a cualquier color.
Por supuesto, nuestros modelos de ventanas en PVC también se pueden customizar. El PVC es un material plástico y como tal, ya viene fabricado en varios colores. La diferencia es que son colores preestablecidos, mientras que el aluminio se puede lacar en cualquier color RAL para encajar con tu espacio. Otra diferencia con el aluminio es que una ventana nueva de PVC no podrá pintarse poco después de su instalación porque la mayoría llevan una capa de resina plástica para aportarle más brillo al acabado. Deberá pasar al menos un año para que puedas customizarla tú directamente.
Si prefieres ajustar el estilo de tus ventanas sin realizar una inversión a medio o largo plazo, otra alternativa es pintar los marcos de cada ventana o usar vinilos. La opción más rápida y eficiente es pintarlo usando un spray, aunque si eres más tradicional y tienes más ganas de dedicarle tiempo y cariño, podrás hacerlo también con el pincel de toda la vida.

Cómo pintar el marco de aluminio de tu ventana
Si ya cambiaste tus ventanas recientemente o sencillamente no es algo que desees o necesites ahora, la mejor opción es pintar. Te contamos el paso a paso para que puedas personalizar todas las ventanas de tu casa a un precio muy bajo y sin dedicarle demasiado tiempo.

Recuerda que, si tus ventanas son de aluminio, para poder pintarlas de forma correcta y duradera, deberás imprimar primero la superficie. Sólo así conseguirás que la pintura se adhiera de verdad.

Limpia muy bien el marco de cada ventana, eliminando la suciedad y enjuagando bien cualquier resto de jabón. Déjalas secar por completo durante 1-2 días (dependiendo de la temperatura que haga fuera o dentro de tu casa).
Prepara muy bien el espacio, cubriendo por completo cualquier superficie que no quieras manchar. Protege también los cristales si vas a usar pintura en spray. Si vas a usar un pincel, no hará falta que cubras más que las juntas del marco de la ventana porque, si vas con cuidado, será difícil que manches el centro del cristal.
Una vez esté todo listo, bien limpio y completamente seco, con la ayuda de un pincel de látex podremos colocar la imprimación para preparar la superficie de aluminio para la capa de pintura. Imprescindible dejarla secar por completo. Es importante no saltarse este paso porque el aluminio, al no ser un material poroso, no absorberá la pintura.
Una vez se haya secado la imprimación, usando el mismo pincel de látex podrás empezar a aplicar una fina capa de tu pintura acrílica preferida. Déjala secar del todo antes de aplicar otra capa. Para un mejor resultado, se recomienda aplicar unas tres finas capas de pintura.

Y si mi ventana es de PVC, ¿puedo pintarla?
Te comentábamos antes que una ventana de PVC nueva no puede pintarse al momento por la capa protectora que lleva. Aunque sí podrás pintarla tras un año de uso y adaptarla al estilo de tu espacio.

La mejor opción para pintar un marco de PVC es la pintura en spray aplicada por pulverización. A partir de aquí, los pasos a seguir serán los mismos que te presentábamos arriba, con la diferencia de que en este caso hará falta también lijar suavemente el marco para garantizar una mejor adherencia de la pintura.

¿Cómo pegar un vinilo a una ventana?
Si prefieres darle un toque único al marco de tus ventanas, también existe la posibilidad de usar vinilos decorativos. Los hay de tantos tipos como te puedas imaginar: de colores, imitación de piedras y mármoles, imitación de madera, estampados e incluso los hay que se pueden personalizar con el diseño que más te guste.

Mucha gente decora incluso el propio vidrio con vinilos translúcidos semi-opacos que permiten entrar la luz natural pero aumentan la privacidad de tu espacio al reducir la visión desde fuera.

Sea cual sea la opción que más te guste, ahora ya sabes que tus ventanas se pueden personalizar y ajustar a tu estilo. Y es que, sean ventanas nuevas o antiguas, siempre encontrarás una opción para customizarlas.

Y si tienes claro que lo que necesitas son ventanas nuevas, ¡no dudes en escribirnos para que te preparemos un presupuesto sin compromiso en 24-48 horas!

× Podemos ayudarte