Skip to main content

El paso del tiempo nos afecta a todos. Nos afecta a las personas, haciéndonos envejecer, pero también incide en las cosas inanimadas. Sin ir más lejos, la casa donde vives envejece cada día junto a ti.
Puede que sea más evidente en el deterioro de la fachada, la aparición de grietas o la falta de horizontalidad de los suelos, aunque la realidad es que los elementos que se ven más afectados a corto y medio plazo son las ventanas de tu hogar.

Si bien es cierto que el material con el que están hechas afecta en gran medida a su resistencia, hay algunos elementos que pueden ayudarnos a determinar si es momento de cambiar las ventanas de nuestra casa, y son los que veremos en el artículo de hoy. Además, te presentaremos la infinidad de beneficios que puede aportarte la sustitución de tus ventanas y la instalación de carpintería de aluminio.

Qué elementos afectan al estado de nuestra casa

Ahora que ya hemos recordado que el paso de los años también afecta al estado de nuestra casa, tomemos un momento para repasar por qué. Las ventanas no se deterioran porque sí, sino que hay muchos factores involucrados en el proceso.

Y no nos referimos únicamente a los factores climatológicos como fuertes vientos, lluvias o humedad, sino que nuestros propios hábitos de uso también colaboran en el desgaste de puertas y ventanas. La frecuencia, la forma y la fuerza que tenemos de cerrar la ventana puede deformar el perfil de la misma, desgastar los marcos y afectar también a manivelas. Si no vas con cuidado podrías romper el cierre hermético o incluso cargarte el sistema de cierre por completo.

Cómo saber si necesito cambiar las ventanas

Para decidir si es momento de cambiar tus ventanas, deberás tener en cuenta varios factores. El primero será por supuesto detectar un mal funcionamiento o un incorrecto aislamiento térmico y/o acústico para poder consultar la gravedad de tu caso con un especialista y que puedan ayudarte a tomar una decisión.

A veces tus ventanas simplemente no encajan con la estética de tu hogar porque son demasiado antiguas o porque el estilo no combina con el tuyo, ¡no sufras! No tiene por qué haber una razón de peso para rediseñar las habitaciones de tu casa, ¡sentirte cómodo y a gusto sin duda debería ser también una prioridad!

Beneficios de cambiar las ventanas

Renovar las ventanas de tu hogar resultará muy rentable a medio y a largo plazo, sobre todo si optas por una carpintería de calidad y con una larga vida útil. Al instalar ventanas nuevas podrás mejorar la decoración de tu hogar y permitir la entrada de más luz natural, pero ni siquiera esto puede compararse con los demás beneficios:

• Ahorro energético y más fácil climatización de tus espacios
• Mayor tranquilidad y menos ruidos (aislamiento acústico)
• Incremento en la seguridad de tu hogar
• Reducción de gastos en la factura de la luz por mejor aislamiento térmico
• Mejor calidad del aire que respiras por reducción de polvo y ácaros
• Reduce el tiempo de limpieza al mantener la suciedad fuera
• Mejora la estética de tu hogar (¡y son totalmente personalizables!)

Cómo mantener mis ventanas como nuevas

Cuando hayas decidido instalar ventanas nuevas, deberás priorizar su cuidado para asegurar que se mantienen como nuevas durante muchos años. No nos referimos únicamente a su mantenimiento, tanto a nivel limpieza como revisiones técnicas, sino al uso que les das en tu día a día.

Por ejemplo, será imprescindible tratar tus nuevas ventanas con la máxima suavidad posible, evitando siempre cerrarlas bruscamente y darles cualquier golpe. También es recomendable que evites la condensación asegurando una correcta ventilación de tu hogar al menos unos 5 o 10 minutos cada día.

Por supuesto deberás también asegurar que se realizan inspecciones periódicas para revisar todos los mecanismos de la ventana y comprobar los sellados. Y, por último, no olvides que la limpieza no se refiere sólo a los cristales. Es vital que saques el polvo que pueda acumularse en marcos y guías con trapos suaves y sin abrasivos.

Cómo elegir mis nuevas ventanas

El primer paso será medir tus ventanas actuales y tener claro qué modelo necesitas y las dimensiones del hueco que ocupará la nueva instalación. Si no lo tienes claro, no dudes en contactar con nosotros, ¡estaremos encantados de aconsejarte y guiarte para hacer realidad tu proyecto!

Recuerda que también dispones de nuestro espacio de preguntas frecuentes o FAQs, donde también podrás encontrar respuesta a muchas de tus dudas.

× Podemos ayudarte