Skip to main content

Si a día de hoy no sabes lo que es la domótica, descubrirlo te será muy fácil. Mira a tu alrededor y piensa en cuántos aparatos inteligentes te rodean. Tu Smart TV, el termostato de tu casa, tu aspiradora automática y muchos más.

La domótica está presente en todas partes, pero ¿sabías que hasta hace sólo 30 años la domótica prácticamente ni existía? ¡Vamos a repasar sus orígenes y a mostrarte por qué debes dar el paso a una casa inteligente!

Definición de domótica

Entendemos por domótica la tecnología que nos permite gestionar de forma automatizada cualquier espacio o vivienda. Gracias a un conjunto de sistemas y las últimas tecnologías, puedes convertir tu hogar en una casa inteligente o smart home y vivir de forma más tranquila y mucho más cómoda.

La domótica sirve para facilitar tu día a día. Esto se consigue digitalizando elementos clave de tu hogar para que no tengas que gestionarlos manualmente. Nos referimos a sistemas de seguridad, de climatización, persianas y toldos, cortinas, y una larga lista de comodidades que puedes automatizar para controlar desde un único panel de gestión digital.

Historia de la domótica

Los primeros electrodomésticos y otras invenciones como el primer mando a distancia para televisores marcaron un antes y un después en el campo de la tecnología. Por primera vez, la finalidad era desarrollar máquinas que hicieran la vida un poco más fácil a los humanos.

Fue así como nacieron los primeros aparatos tecnológicos cuyo único objetivo era la comodidad del usuario. El primer aspirador (1907), la primera tostadora eléctrica (1909) o la primera lavadora de ciclo completo (1930) son algunos de ellos.

En 1960 salió al mercado la primera máquina controlada por ordenadores, pero no fue hasta la década de los 70 cuando se empezó a hablar de domótica. Fue en 1975 cuando apareció el primer sistema de control remoto de dispositivos domésticos, X10.

Sólo 20 años más tarde, en la década de los 90, la automatización ya era una realidad con sistemas de riego, termostatos y otros ya en completo funcionamiento.

La revolución de las casas domóticas del futuro no empezó hasta 1998 y todo fue por el boom de internet, que permitió empezar a pensar en cómo conectar los electrodomésticos del hogar al Internet de las Cosas (IoT).

Beneficios de la domótica en casa

La domótica te aportará una infinidad de beneficios, pero sin duda los más importantes y destacables son: comodidad y ahorro energético.

Un sistema domótico en casa será perfecto para evitar tener dispositivos eléctricos encendidos permanentemente sin darles ningún uso. Al tener la opción de activar o desactivar directamente en tu móvil o en un panel de control, puedes encender un aparato u otro según tu necesidad.

Olvídate de tener el calentador y el wifi encendidos 24 horas al día los 7 días de la semana y empieza a usarlos cuando verdaderamente los necesites. ¡Verás el ahorro reflejado en tus facturas a muy corto plazo!

Y por supuesto podrás empezar a disfrutar de comodidad de verdad. Quédate tranquilo sabiendo que tú tienes el control de tu hogar, incluso cuando estés fuera de él o de viaje. ¡Eso sí serán unas buenas vacaciones!

Son muchos los beneficios que te aporta vivir en una smart home:

  • Seguridad – un sistema de domótica suele ir conectado a tu sistema de alarma, por lo que normalmente incluye cámaras y sensores de movimiento.
  • Olvídate de todo – gracias a la domotización de tu vivienda, podrás programar tareas automáticas para quedarte todavía más tranquilo. Establece un horario para la iluminación interior o exterior, para el aire acondicionado, etc.
  • Control a distancia – probablemente uno de los mejores beneficios es que, no sólo no tendrás que levantarte del sofá, sino que tampoco hará falta que te desplaces si estás de vacaciones. Gestión total desde cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Saca el máximo provecho de tus dispositivos – conectar tus aparatos electrónicos a tecnología de automatización mejorará su efectividad.
  • Estadísticas de uso – ¿te gustaría saber cuánto tiempo pasas viendo la tv? ¿o durante cuántas horas están encendidas las luces de tu casa? Con tu sistema domótico podrás ver muchos datos interesantes sobre el consumo energético de tu hogar.

¿Qué se puede automatizar en una vivienda?

Como hemos comentado antes, en una vivienda se puede automatizar prácticamente todo. Para determinar si algo se puede automatizar, la pregunta principal es: ¿tiene botón de encendido y apagado? En ese caso, la respuesta será siempre sí.

Los sistemas de aire, el wifi de tu casa, la iluminación, la alarma de seguridad, persianas, cortinas y toldos, las puertas y ventanas, tus sistemas de sonido y de entretenimiento son sólo algunos de los elementos que puedes motorizar.

Imagina estar yendo de camino a casa en un día frío de invierno y poder encender la calefacción antes de llegar. ¿Te acuerdas aquel día que te estabas metiendo en la cama y tuviste que ir a comprobar que la puerta estaba cerrada? ¿O cuando te fuiste sin encender la alarma y tuviste que volver? Y la luz, ¿la has apagado antes de salir?

¡Todos estos problemas ya son cosas del pasado gracias a la domótica! Disfruta de control total desde la aplicación de tu móvil, o incluso por voz si lo gestionas desde tu casa.

¿Cómo se realiza una instalación domótica?

Cuando decides dar el salto y convertir tu casa en un espacio inteligente, suelen surgir muchas preguntas y miedos. ¡Para eso estamos!

En Windom podemos realizar la instalación al completo o realizarla por fases. Esto es perfecto si tienes claro que quieres automatizar algún elemento pero prefieres esperar a probar la experiencia antes de motorizar tu casa al completo.

Lo mejor de todo es que la instalación la realizamos en 1 único día, sin obras y sin ningún tipo de permanencia. Porque queremos hacer tu vida fácil y por eso nos comprometemos siempre a realizar una instalación rápida y sin molestias.

Si tienes alguna duda o quieres realizar una consulta en particular, ¡escríbenos! Nuestro equipo estará encantado de ayudarte.

× Podemos ayudarte