Skip to main content

¿Sabías que los mosquitos son la especie más mortífera del mundo? Alrededor de 725 mil muertes anuales se relacionan con los mosquitos, y el miedo a ellos puede incluso cambiar patrones y comportamientos de la población. Ya en el antiguo Egipto se empezaron a usar una especie de cortinas finas y transpirables que permitían a la población protegerse de estos y muchos otros insectos.

Y ahora, unos 5000 años después, muchos seguimos sin usar este maravilloso invento, o al menos sin conocer sus múltiples beneficios. Y es que, aunque se trata de una herramienta de fácil instalación y bajo coste, para muchos sigue siendo una gran desconocida.

Existen varios modelos de mosquiteras según la instalación que se realice y el material con el que se construyan. Igual que pueden estar hechas de distintos materiales, también pueden tener distintas formas y modos de apertura. ¡Y hoy vamos a verlos todos!

¿Qué tipos de mosquiteras existen?

SEGÚN EL MATERIAL

Dependiendo del material con el que se construyan, las mosquiteras pueden ser:

  • Mosquitera de aluminio – es el modelo más recomendado por los especialistas de Windom y es debido a su fácil instalación y sobre todo a las ventajas que aporta: permite la circulación de aire, no afecta a la visibilidad y evita la entrada de insectos, que en definitiva es el objetivo principal.
  • Mosquitera de acero inoxidable – si buscas una mosquitera más resistente, que no sólo evite la entrada de insectos, sino que también mantenga fuera a ratas y ratones, lo que necesitas es una tela de mosquitera hecha con acero inoxidable.
  • Mosquitera de fibra de vidrio – este material soporta perfectamente altas temperaturas con una estructura muy resistente que suele estar recubierta de PVC para una máxima duración. Son más rígidas y suelen usarse en instalaciones fijas o enrollables.
  • Mosquitera de poliéster – este tipo de mosquitera es la mejor opción si lo que buscas es poder ponerla y sacarla a tu gusto, por ejemplo para cubrir una cama. Al ser mosquiteras de tela son totalmente lavables, pero no resultan tan resistentes como el resto de materiales y no servirían para cubrir una ventana de forma duradera.


SEGÚN SU FORMA

Dependiendo de la instalación que se realice, las mosquiteras serán:

  • Mosquiteras fijas – es el modelo más simple y básico. Se coloca en espacios en los que hay una gran circulación de insectos, como podrían ser baños o cocinas. También es la opción ideal para situar en espacios en los que no hay mucho movimiento, como garajes o sótanos, ya que al ser fijas no pueden moverse.
  • Mosquiteras correderas – las mosquiteras deslizantes son igual que las fijas, con la diferencia que se pueden abrir y cerrar horizontalmente al no estar fijadas en los laterales. Es importante mencionar que no pueden abrirse del todo, por tanto, siempre habrá una parte de la ventana que quede cubierta por la mosquitera. En caso de que dispongas o quieras instalar una ventana corredera, será mejor disponer de una mosquitera plisada o abatible para poder esconderla por completo.
  • Mosquiteras extensibles – este modelo de mosquiteras funciona de una forma similar a una mosquitera deslizante o corredera, pero en este caso el movimiento es vertical. Es decir, la mosquitera está fijada a la parte superior del hueco de la ventana, y el movimiento se realiza hacia abajo (aunque también puede ser de abajo a arriba).
  • Mosquiteras abatibles – la más usada en puertas de acceso a la casa por su facilidad de uso. Se abre realizando el mismo movimiento que la puerta, aunque se suele dejar un espacio entremedio para evitar la entrada directa de insectos al interior de tu hogar en el momento de entrar o salir.
  • Mosquiteras tipo cortina – este tipo de mosquiteras suelen ser otra opción muy utilizada para puertas de entrada o salida a la casa, ya que se abren y cierran con mucha facilidad a través de un sistema de cremallera (habitualmente) o incluso velcro. Además, pueden instalarse y desinstalarse con gran facilidad, por lo que se pueden sacar en los meses de frío.
  • Mosquiteras enrollables – nuestro modelo favorito por su facilidad de uso. Puede abrirse y cerrarse con un simple movimiento a través de una cadena y además queda perfectamente escondida cuando no se está usando. Además, se puede motorizar para mayor comodidad.
  • Mosquiteras plisadas – el modelo perfecto para una puerta de paso al exterior. Puede recordarte a una mosquitera corredera, pero tienen una clara diferencia: una mosquitera plisada se pliega como un acordeón al abrirse y por eso suele ser la preferida en cuanto a funcionalidad y diseño.

¿Cómo elegir la mosquitera adecuada?

Ahora que conoces todos los modelos de mosquitera y, sobre todo, los distintos materiales con los que se pueden construir, sin duda estarás mejor preparado para tomar la decisión correcta.

El primer paso para decidirte será conocer la necesidad que tienes. Dependiendo de la zona en la que vivas y su clima, tendrás más o menos insectos amenazando la tranquilidad de tu hogar. Al ser de sangre fría, los mosquitos se encuentran más a gusto en zonas cálidas y húmedas. Cuanto más altas son las temperaturas, más mosquitos hay y con más ganas de sangre después de su diapausa invernal.

Es importante también medir bien el espacio en el que quieres instalar tus mosquiteras para poder hacerlas a medida y que queden bien fijadas. Será igual de crucial que conozcas el método de apertura de la puerta o ventana en la que la quieras instalar, porque de ello dependerá el modelo de tu nueva mosquitera.

Recuerda que el equipo de Windom está a tu disposición siempre que necesites asesoramiento. Además, siempre dispondrás de descuentos especiales para tus mosquiteras cuando instales nuevas ventanas con nosotros. ¡Infórmate ahora!

× Podemos ayudarte